Urgencia hipertensiva

Eduardo Carrizosa, MD

 

Descargar FullText PDF

_____________________________________________________________________________

Las crisis de hipertensión arterial, con su correspondiente alarmante  sintomatología, constituyen un volumen significativo de las consultas en los  servicios de urgencias. Hasta hace poco tiempo se hablaba de  hipertensión     maligna para describir la situación caracterizada por cifras tensionales que ponían en peligro la vida del paciente si no se obraba con prontitud y certeza.

En la actualidad, se plantean diferencias en esta condición clínica de acuerdo  con el compromiso o indemnidad de los llamados “órganos blanco” (sistema  nervioso, corazón y riñón). Generalmente la crisis hipertensiva se presenta con valores de tensión diastólica superiores a 120 mmHg; es dos veces más  frecuente en el sexo masculino entre la cuarta y la quinta década de la vida.  Sin embargo, no se debe encasillar la crisis hipertensiva en forma absoluta por las cifras de tensión diastólica, pues cifras menores pueden constituir  una crisis, como se observa especialmente en niños; de otro lado, cifras  superiores a 120 mmHg pueden ser inocuas en un adulto hipertenso crónico.


DEFINICIÓN

Emergencia hipertensiva (EH) es la situación clínica de hipertensión acompañada por compromiso de órganos blanco, que de no tratarse en  forma pronta e intensa pone en peligrola vida del paciente.

Urgencia hipertensiva (UH) es la situación clínica con hipertensión pero sin  compromiso de los órganos blanco, y requiere tratamiento pronto pero no  tan intenso.

Hipertensión maligna (HM), término hoy en desuso, se refería a pacientes   con cifras tensionales elevadas, papiledema y cambios vasculares  caracterizados por la hiperplasia de las arterias de mediano y pequeño  calibre, descritas como en bulbo de cebolla. Este cuadro es hoy parte de la  EH.

Hipertensión acelerada, es término que se debe cambiar por UH.