Revista Medica Nasajpg, Medicos, Residentes Medicos, Guias Medicas, nasajpg.com

Calculadora Reposición hídrica en las Hipernatremias

 Reposición hídrica en las Hipernatremias

 

Corrección Déficit de Agua en hipernatremia


Sexo y edad paciente:

introduce peso en kg:
introduce Na sérico actual en mEq/L:
introduce Na sérico deseado en mEq/L:

Suero con el que desea tratar la hipernatremia:

Elija la velocidad de cambio del Na sérico que desea en mEq/L por hora:

 mL/h durante   horas

La hipernatremia- un sodio sérico superior a 145 mmol/L- es un transtorno electrolítico bastante común. A diferencia de la hiponatremia, la hipernatremia significa de forma invariable una hiperosmolaridad, que, a causa de la impermeabilidad de las membranas celulares al sodio, es siempre hipertónica, y también, de forma inexorable causa deshidratación celular, en algunos casos transitoria. A menudo es un transtorno yatrógeno, y aparece con frecuencia en el entorno hospitalario. Las causas son, o bien una pérdida excesiva de agua, o una entrada excesiva de sodio. Las hipernatremias prolongadas aparecen solamente cuando el enfermo no es capaz de beber la cantidad suficiente de agua, sea por problemas psíquicos, por el entorno- caso de los enfermos dependientes- o defectos en la sensibilidad a la sed, como en muchos ancianos. La fiebre es también un componente habitual en este síndrome, a causa del aumento de las pérdidas de agua libre o muy hipotónica que representa. Si bien en los niños aparecen síntomas más tempranos, en los sujetos de edad avanzada a menudo no aparecen hasta que los niveles de sodio no exceden los 160 mmol/L, excepto en casos de ascenso muy rápido. Una gran parte de las manifestaciones son de orden psíquico, a menudo difíciles de valorar por problemas previos del mismo tipo. Sin embargo, en casos graves, y a menudo por una reposición inapropiada o excesivamente rápida de Na pueden aparecer lesiones cerebrales graves, incluso de tipo hemorrágico, incluso la muerte, por más que el cerebro tiene mecanismos defensivos para lidiar con la hiperosmolaridad sérica.

El tratamiento debe ser muy cuidadoso, y se basa, por supuesto, en la solución del transtorno causante: pérdidas gastrointestinales, fiebre elevada, hiperglucemias y glucosurias, eliminación de diuréticos o productos que arrastran agua en las heces, dieta, etc, y en segundo lugar, con una reposición muy cuidadosa. La corrección rápida empeora el pronóstico, sobre todo, por aumento del riesgo de edema cerebral. Solamente en los casos de que la hipernatremia se haya desarrollado con gran rapidez, puede reponerse el agua faltante de forma que la concentración de sodio descienda en 1 mmol/L por hora. En el resto de los casos, o en aquellos en que la fecha de comienzo sea desconocida, es más prudente no pasar en las primeras horas de un descenso más rápido de 0.5 mmol/L, acercándose a un ascenso máximo de 10 mmol/L/día. Como ocurre en el tratamiento de las hiponatremias, lo ideal es evaluar varias veces al día la evolución, y adaptar la reposición acuosa de forma progresiva, manera de evitar el edema cerebral que aparece cuando la reposición es rápida y la hipernatremia es de larga evolución. Esperamos que este calculador que os ofrecemos ayude a cumplir este propósito. Los sueros de reposición incluidos en el calculador son todos hipotónicos, y existentes en nuestro País, excepto el suero fisiológico, que aunque se incluye, lo es solamente porque en ocasiones, si la situación de compromiso circulatorio es importante, es posible que sea precisa su utilización, al menos de forma muy temporal. Hay que decir también que el aporte más adecuado, si es posible, es la vía digestiva-oral o mediante sonda, y que hay que evaluar el aumento de las pérdidas insensibles y las pérdidas por fiebre, por lo que, a las cantidades calculadas, habría que añadir las del agua correspondientes a estas pérdidas.

 Referencias:

Adrogue HJ, Madias NE. Primary Care- Hypernatremia. NEJM 2000;342(20):1493-1499

 

Escribir comentario

Comentarios: 0