Revista Medica Nasajpg, Medicos, Residentes Medicos, Guias Medicas, nasajpg.com

Tromboembolismo pulmonar

tromboembolismo pulmonar
tromboembolismo pulmonar

Rodolfo Dennis, MD, MSc

 

INTRODUCCIÓN

El TEP se define como la oclusión total o parcial de la circulación pulmonar por un coágulo sanguíneo proveniente de la circulación venosa sistémica, incluidas las cavidades cardiacas derechas. Se excluyen los embolismos de otro tipo, como aéreo, tumoral, de líquido amniótico, séptico, etc.

 

El trombo-embolismo pulmonar es una enfermedad potencialmente mortal, con frecuencia de 1 a 1,8 por cada 1.000 habitantes en la población general. Es la causa más prevenible de mortalidad en pacientes hospitalizados en los Estados Unidos, donde ocurren más de 200.000 muertes por año. Es conocido que el riesgo de muerte aumenta con la edad avanzada, tabaquismo, enfermedad cardiovascular, insuficiencia cardiaca congestiva, insuficiencia renal crónica y malignidad, que causan el 10% de las muertes en hospitales y que son factor contribuyente en 15% de todas ellas.

 

RELACIÓN ENTRE TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA (TVP) Y TROMBOEMBOLISMO PULMONAR (TEP)

 

El tromboembolismo venoso en pacientes agudamente enfermos es una patología común, en la cual están presentes todos los factores involucrados en su fisiopatogenia: estasis venosa, lesiones de la pared del vaso y aumento de la coagulación de la sangre. En pacientes con TEP, la localización y extensión de la trombosis venosa extrapulmonar es útil en la estimación de la probabilidad de eventos embólicos futuros y en la elección del mejor tratamiento. Se debe tener presente que la mitad de los pacientes con TVP desarrolla TEP, y que se puede encontrar enfermedad venosa profunda en los miembros inferiores en 82% de los casos de TEP. 

 

La gran mayoría de los TEP son asintomáticos. Un porcentaje significativo de los mismos que no llega a ser sospechado, ocasionalmente es fatal. A su vez, es frecuente hacer diagnósticos falsos positivos. Establecer el diagnóstico preciso evita la recurrencia de un evento que pueda comprometer la vida del paciente. El diagnóstico clínico de la TVP es impreciso y requiere confirmación objetiva (Tabla 1). La presencia de dolor y tensión en la pantorrilla (signo de Homan positivo) y edema del muslo y la pantorrilla obligan a descartar TVP con exámenes, pues el rendimiento de estos signos es muy variable, con sensibilidad que oscila entre 13% y 97% y especificidad entre 3% y 88%. La baja sensibilidad expone a una alta mortalidad y la baja especificidad expone tanto a alta morbilidad como a incrementar costos. El patrón oro en el diagnóstico de la TVP de miembros inferiores es la flebografía de contraste, pero es un método invasivo con irradiación, tiene riesgo de complicaciones por la inyección de contraste, y hasta en 10 a 20% da lugar a interpretación inadecuada, dependiendo de la calidad del examen y de la experiencia del operador. Las pruebas diagnósticas de TVP no invasivas han demostrado su utilidad, y por ello actualmente sólo en raras ocasiones se recurre a la venografía.

 

Las pruebas no invasoras son la pletismografía de impedancia (PGI) y, más recientemente, el ultrasonido modo B de tiempo real, el ultrasonido doppler a color (conocido como “eco triple” entre nosotros) y las imágenes gamagráficas con anticuerpos marcados. 

 

Ver articulo completo. Descargar PDF

Tromboembolismo_pulmonar.pdf
Documento Adobe Acrobat 167.7 KB

Escribir comentario

Comentarios: 0