Revista Medica Nasajpg, Medicos, Residentes Medicos, Guias Medicas, nasajpg.com

Dengue

El dengue es la enfermedad viral transmitida por el vector más importante en el mundo (Aedes aegypti) en términos de morbilidad y mortalidad (2,3). Según datos de la OMS, alrededor de 2.500 millones de personas viven en áreas en riesgo de infección y cien países reportan casos anualmente. Se calcula que 40% de la población mundial habita en dichas áreas (4). Por otra parte, se estima en doce mil el número de muertes que este agente ocasiona cada año (5).

 

Por su frecuencia e impacto en salud pública, el dengue requiere ser incluido en los sistemas de vigilancia de los países para su prevención y control. En Colombia, el dengue es una enfermedad endémica, con brotes epidé- micos cíclicos en casi todos los asentamientos humanos ubicados por debajo de los 1.800 m.s.n.m (equivale a 900.000 km de los 1.138.000 km de extensión del país). El Aedes aegypti es el principal transmisor del dengue en Colombia, y se encuentra distribuido en casi 80% del territorio situado entre (0) 1.000 y 2.200 m.s.n.m. En 1998, se notificó por primera vez la presencia de Aedes albopictus (SACAR) en Leticia (Amazonas), Buenaventura (Valle), el cual se considera un eficiente vector urbano y selvático de dengue, fiebre amarilla y encefalitis equina venezolana (EEV), más eficiente aún que el Aedes aegypti (6). En los últimos años, dadas las fallas evidentes en los sistemas de control del vector y los de vigilancia y control de la enfermedad en las zonas endemoepidémicas en el mundo, se ha entrado a reconsiderar las estrategias. En consecuencia, se tiende a dirigir los esfuerzos hacia la prevención y el control de epidemias de dengue, sobre todo, su detección temprana y, de otra parte, adelantar el tratamiento apropiado de los afectados por formas severas de la enfermedad con el fin de reducir el riesgo de complicaciones y muerte de los individuos afectados, mediante un mejor manejo.

 

Recientemente la OMS, a través de su oficina regional, OPS, en conjunto con los centros para la prevención y control de enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han propuesto una estrategia para la prevención y el control de epidemias de dengue clásico y hemorrágico basada en cinco componentes (7): 1. Vigilancia activa basada en el laboratorio 2. Preparación y respuesta de emergencia para el control del mosquito 3. Hospitalización y tratamiento de emergencia de los pacientes con fiebre hemorrágica dengue 4. Educación de la comunidad médica acerca del diagnóstico y manejo de la fiebre hemorrágica dengue 5. Control integrado de Aedes aegypti basado en la comunidad. Colombia ha venido mejorando la capacidad de los laboratorios de salud pública en todo el territorio, algunas áreas geográficas tradicionalmente endémicas han fortalecido sus programas de control de vectores mediante la motivación, el apoyo y el esfuerzo de la comunidad (dejando las actividades de fumigación como último recurso ante incrementos súbitos de las poblaciones de vectores o la ocurrencia de epidemias), y la actualización y reentrenamiento del personal de la salud con el objetivo de estandarizar los protocolos de manejo. Algunos de estos esfuerzos, muchas veces aislados, han dado buenos resultados al menos reduciendo la frecuencia de epidemias, tanto de la forma clásica de la infección como de las formas más severas.

 

Para leer mas descargue el pdf

Guía del dengue
GUIA DEL DENGUE.pdf
Documento Adobe Acrobat 2.8 MB

Escribir comentario

Comentarios: 0